Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Es necesario que acepte el uso de estas 'cookies' para el correcto funcionamiento de la web. Para más información consulte nuestro Aviso Legal.

Aceptar

Bodegas Ortega: el resoli conquense como buque insignia

Toda una institución en Cuenca, hoy hemos quedado con algunos de sus responsables para que nos cuenten un poco la historia de esta destilería y distribuidora y, cómo no, también para que nos muestren el proceso seguido en la elaboración y particularidades de sus orujos, licores y cremas.


También descubrimos que no solamente están aceptadas ambas grafías: «resoli» o «resolí», sino también «rosoli» y «rosolí».

- Cumplís setenta y cinco años como empresa, ¿qué cambios ha sufrido Destilerías Ortega desde 1944, año de su creación?

Antiguamente solo se fabricaban los licores de la forma tradicional, en las casas, de manera muy artesanal. El cambio más significativo que hemos tenido a nivel de empresa es que nosotros comprábamos las botellas y ahora somos los propios fabricantes de la botella de porcelana. El vidrio lo compramos y la porcelana la fabricamos.

- ¿El diseño de la famosa botella de resoli de dónde surgió?

Tenemos un escultor en Valencia que hace el original, del original se hace la matriz, de esta se hace un molde maestro y, del molde maestro, el resto de moldes para fabricar. El escultor siempre hace el original, tú le llevas la idea o una foto y él lo hace a mano.

Todas las botellas llevan bastante trabajo manual, pues hay que repasarlas, barnizarlas por dentro, hacer el orificio, quitar impurezas... Después estas botellas se cuecen a 1300 grados centígrados para que la porosidad sea casi inexistente, ya que la porcelana, antes de cocerse, parece plastilina. Más tarde se pinta a mano, por lo que el trabajo que conlleva es bastante completo.  Además, la porcelana de nuestras botellas, al tener relieve, tienen una vida, es decir, la porcelana va perdiendo este relieve.

- No llega a ser el toro de Osborne, pero la botella de resoli de las Casas Colgadas es muy icónico, todo un símbolo…

Sí, no solo te la puedes encontrar en muchísimos bares de toda España, sino también en multitud de casas.  Ha aparecido en muchas series de época en la televisión…

Aunque el modelo de botella más característico es el de las Casas Colgadas, también tenemos otros modelos que representan emblemas arquitectónicos no solo de Cuenca, como los Rascacielos o la Torre de Mangana, sino también el molino manchego, la Sagrada Familia o la Puerta del Sol de Toledo. 

- Además de vuestro archiconocido resoli, ¿qué otros licores elaboráis?

Pues todo lo relacionado con el orujo: crema de orujo, orujo de limón, orujo de hierbas, orujo de miel, aguardiente blanco y, luego, cremas de distintos sabores: de chocolate, de fresa, de resoli también.


- ¿Cuántas botellas podéis fabricar al año? ¿Hay picos de ventas a lo largo del año?

¡Depende de lo que vendamos! (risas). Antes este tipo de licores se consumían mucho más, ya no solo debido a la entrada de nuevas bebidas, como las ginebras, sino que ha habido mucha población que se ha ido de Cuenca y esa era la mayor consumidora de este tipo de licores.

En Semana Santa, evidentemente, la venta crece exponencialmente, sobre todo en el resoli, al ser una bebida muy típica de estas fiestas.

- A través de vuestra página web se pueden solicitar vuestros productos. ¿Habéis notado que la gente se anime más a comprar a través de este forma de comercio electrónico?

Ha habido un pequeño aumento, pero nuestros clientes prefieren llamar por teléfono y hacer el pedido así o comprar presencialmente aquí.

- Como producto tan emblemático, ¿ha cambiado mucho la elaboración del resoli desde sus orígenes?

Partamos que cada uno se hace su resoli en su casa a su manera. El nuestro, el que se comercializa, ha cambiado muy poco: café, anís, alcohol, esencia de frutas y azúcar. Lo que sí cambia es su graduación, tenemos resoli de 16, de 18, de 22 y de 30 grados. Este último está hecho de aguardiente de vino y los otros resolis, con las otras graduaciones, se elaboran con alcohol de melaza.

- ¿Cuál es la forma óptima de servir un resoli?

Un resoli tiene que servirse siempre frío de la nevera y sin hielo. Si lo sirves también en vaso pequeño de chupito helado, ¡genial!, pero nunca con hielo.

- ¿Qué creéis que le falta a Cuenca desde el punto de vista turístico, empresarial…, para que la ciudad pueda dar un salto cualitativo en su situación actual?

No sabemos la fórmula, pero desde luego que hay que hacer algo. Turísticamente es una ciudad y una provincia muy capacitadas, pero notamos lo poco que se promociona por parte de las instituciones que tenían que hacer esa labor. También es verdad que la gente que se anima a cambiar algo de esta situación, le echan el freno. Además, no es que no existan muchas ayudas al emprendimiento, sino que también existen trabas, como el acceso por parte de los comerciantes al casco antiguo.


Gracias a Marta, Alfonso y Gloria por su hospitalidad y por la excelente acogida que nos dispensaron. Tras esta animada entrevista, Gloria hizo de cicerone por las instalaciones de la destilería y nos introdujo con su pasión a este trabajo en la sorprendente y cuidadosa elaboración de este tipo de bebidas. ¡Un auténtico lujo el haberla tenido como experta!


CONTACTO
Llámanos: +34 969 22 06 95
Fax: +34 969 22 47 67
Email: info@bodegasdelajara.com

HORARIO
Lunes a Viernes de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:30;
Sábados de 9:30 a 12:30

DIRECCIÓN
Polígono Ind. La Cerrajera 16003 Cuenca



Galería de fotos

Recuerda

Te informamos de lo que ocurre en Cuenca

Toda la actualidad de la hosteleria en Cuenca