Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Es necesario que acepte el uso de estas 'cookies' para el correcto funcionamiento de la web. Para más información consulte nuestro Aviso Legal.

Aceptar

Rafael Rodríguez y Diamante Tapas

Este simpático granadino se ha convertido en el referente de la fritura en Cuenca y en un enclave para visitar si lo que te gusta es recordar la cocina andaluza con duende.


Nos encontramos con Rafael Rodríguez en su bar El Diamante Tapas a primera hora de la mañana y charlamos un poco sobre su trayectoria profesional y vida...


- Rafael, cuéntanos un poco de dónde eres y cómo llegaste a Cuenca…, porque tú eres de Andalucía, verdad?

Sí, yo soy de Granada y vine a Cuenca hace casi siete años. Tenía un amigo aquí y me dijo que el tema del pescado, de la fritura, faltaba. Estaba en un momento de mi vida que necesitaba un cambio, así que, al final, me animé a venir.

- ¡Vaya cambio!

Sí, la verdad es que fue un gran cambio, pero me alegro de la decisión, porque aquí en Cuenca estoy en la gloria. Mi mujer y mis hijos también viven aquí porque nos gusta a todos la vida en Cuenca.

- ¿Tenías antes otro local en la ciudad?

Sí, pero lo tuvimos que dejar por falta de personal. Estaba donde era el antiguo Korynto. El problema es que aquí es muy difícil encontrar gente que se dedique a la hostelería y, al final, optamos por cerrar.

- ¿Siempre te habías especializado en frituras de pescado?

Sí, siempre, tanto de este tipo de comida como de cocina típica de Granada y de Andalucía en general.

- ¿Qué tipo de clientela os llega al bar? ¿Son gente del barrio o de otras zonas de Cuenca?

Pues, sobre todo, vienen muchos turistas. Nos mandan mucha gente del hotel Plaza y del NH, que están cerca del bar. También tenemos clientela de Cuenca, pero no es fija, hay mucha rotación. De hecho somos seis trabajadores, —más mi mujer y yo—, en total ocho personas, para atender toda la clientela que viene y eso sería imposible si nuestra clientela fuera exclusivamente del barrio.

- Tú, como especialista en fritura de pescado, ¿cuál crees que es la clave para tener tan buena reputación en este tipo de cocina?

Sobre todo es la limpieza del aceite y el tipo de harina que utilizamos para el rebozo. El aceite limpio es esencial, nosotros cambiamos hasta dos veces al día el aceite de las cuatro freidoras que tenemos, porque es fundamental para que las frituras salgan con ese sabor y ese color tan blanco.

- ¿Qué tipo de harina empleáis o cuál es el secreto de vuestro rebozo?

No te lo puedo decir (risas). Ha habido mucha gente que nos ha preguntado qué tipo de harina utilizamos o cómo hacemos el rebozo, pero eso es un secreto.

- Nos has contado que estás muy a gusto viviendo en Cuenca. ¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?

La excelente acogida que hemos tenido mi familia y yo cuando nos vinimos y el trato de la gente a lo largo de este tiempo. También valoro mucho la tranquilidad de vivir aquí. Fíjate, tengo una casa en Granada, pero, siempre que voy para mi tierra, estoy deseando volver a Cuenca de lo a gusto que me encuentro aquí. Granada para mí es increíble, desde luego, pero como la vida en Cuenca, para mí, en ningún sitio.
Es cierto que los inicios en una nueva ciudad son difíciles, te tienes que adaptar, pero con esfuerzo y simpatía tienes mucho ganado.

- ¿Y qué es lo que menos te gusta de la ciudad?

Hace unos años veía la ciudad más sucia, incluso los turistas me lo comentaban, pero la cosa ha cambiado a mejor. Me disgustaba mucho que los turistas se pudieran llevar una imagen así de nuestra ciudad, porque la considero mía, como si hubiese nacido aquí.

- ¿Qué crees que le falta a Cuenca para posicionarse definitivamente como referente turístico nacional?

En mi opinión creo que necesitaría más apoyo del gobierno autonómico. El gobierno local creo que está luchando y promocionando bien Cuenca como destino turístico. Mira, la gente que viene a nuestro local nos comenta muchas veces que Cuenca parece olvidada a pesar de la belleza que atesora, de lo mucho que tiene que mostrar y ofrecer. Por ejemplo, en Granada me preguntan: «¿Pero qué hay en Cuenca?». Y cuando logro que vengan, vuelven encantados de lo bonita que es nuestra ciudad. Es eso, falta ese reconocimiento de lo que tenemos en Cuenca y que los turistas se animen a conocerla.

- Por último, Rafael, propón para nuestros lectores alguna especialidad vuestra y con qué acompañarla.

El pescaíto frito, los croquetones de gambas y el salmorejo. En cuanto a bebida, una cerveza fría Alhambra. En vinos, un Fontana o un Corpus.



-------------------------------------------------------------------------------------------
Nuestro agradecimiento sincero a Rafael, cuya simpatía y trabajo le auguran muchos años en esta tierra conquense de acogida y que ya es suya por derecho propio.

Recuerda

Te informamos de lo que ocurre en Cuenca

Toda la actualidad de la hosteleria en Cuenca